La importancia de ser inigualables

Aunque el diamante es tan antiguo como la historia, su uso industrial data prácticamente de este siglo. Sus aplicaciones y constante expansión son infinitas como el universo mismo. Su nombre proviene del griego, que significa indomable.

Se estima que su formación se produjo por la cristalización del carbono a una temperatura de más de 1800°C y sometido a grandes presiones.

Como resultado de estas largas y fructiferas experiencias de avanzada, el mercado cuenta en la actualidad con una gama de estos productos que se aplican con éxito a las condiciones ms rigurosas que exigen los cortes de materiales de difícil aserrado. La utilización del corte y desbaste por diamante en sectores de la construcción e industria ha generado un proceso de especialización en diferentes campos de aplicación.

La ventaja comparativa, la técnica mencionada y una correcta selección de las herramientas a utilizar permiten obtener el máximo beneficio técnico-económico.

Nuestra 6° Exposición en EMAQH 2004: